Luz verde a las leyes del Voluntariado y del Tercer Sector, que protegerán la labor de los voluntarios

El Pleno del Congreso ha dado el visto bueno definitivo a la Ley del Tercer Sector y a la Ley de Voluntariado, dos proyectos que consolidan el papel del tejido asociativo en España y que garantizarán la labor de los más de seis millones de voluntarios y 30.000 entidades en España.

Las leyes, además, regulan aspectos como el acceso al voluntariado, que se limita para evitar que los condenados por trata de seres humanos, violencia de género, violencia doméstica o terrorismo participen en proyectos, en especial los que tienen como beneficiarios a los menores, a las familias y a las mujeres.

Acceso al voluntariado
Con el nuevo texto, que introduce los 12 años como la edad mínima para ser voluntario, se garantiza la igualdad en el acceso al voluntariado de las personas dependientes en las condiciones acordes a sus circunstancias y determina que no podrá incurrirse en prácticas discriminatorias por identidad y orientación sexual.
Por otro lado, la administración favorecerá a los trabajadores que adapten o reduzcan su jornada para la ejecución de actividades de voluntariado y las empresas y las universidades se convierten en nuevos actores. En el caso de las universidades, la Ley indica que podrán desarrollar fórmulas de reconocimiento académico de dichas acciones de voluntariado. Además, se recoge expresamente quela acción voluntaria nunca podrá ser causa de la extinción de un contrato ni de la disminución de un servicio.
Asimismo, la Ley establece los ámbitos de las actuaciones voluntarias: social, internacional de cooperación al desarrollo, ambiental, cultural, deportivo, de ocio y tiempo libre, comunitario y de protección civil, que es el que se derivaría, por ejemplo, de una emergencia o catástrofe natural. Se añade el voluntariado paralímpico dentro de la categoría deportiva y el de la protección de animales dentro de la ambiental.
Interlocutor en el diseño de políticas sociales
En relación a la nueva Ley del Tercer Sector, el proyecto se sustenta en tres pilares: reforzar la capacidad del Tercer Sector como interlocutor de la Administración General del Estado, definir las medidas para la sostenibilidad de este ámbito y configurar un nuevo marco jurídico.
Este nuevo marco jurídico fortalece el papel de las organizaciones sin ánimo de lucro como interlocutores del Estado en el diseño de las políticas sociales. Este papel del Tercer Sector se canaliza por dos órganos: el Consejo estatal de ONG de acción social y la Comisión para el Diálogo Civil con la Plataforma del Tercer Sector. Esto sin perder de vista que la actividad de una entidad en ningún caso puede diluir la responsabilidad del Estado.
Sobre la sostenibilidad, las entidades disfrutarán de los máximos beneficios fiscales reconocidos con carácter general en el régimen de incentivos y se adecuarán los sistemas de financiación pública manteniendo la estabilidad presupuestaria.
Otra de las mejoras que introduce el proyecto consiste en la clarificación del ratio competencial de la Ley, para lo que se distribuyen con nitidez las competencias entre la administración general del Estado y las comunidades autónomas. En este sentido avanza también la Ley del Voluntariado, pues favorece una adecuada coordinación entre las administraciones estatal, autonómica y local, y de éstas con las propias entidades.
España es el sexto país de la UE en participación de voluntarios habida cuenta del incremento que la implicación social de los ciudadanos ha experimentado durante los últimos años, aumento mayor al registrado por la media europea. Porque España cuenta con alrededor de 6 millones de voluntarios, un 15% de la población, y con unas 30.000 entidades sociales, cuya actividad representa casi un 2% del PIB y da empleo a prácticamente 636.000 personas.

Aprobado el nuevo Baremo

La Comisión de Economía y Competitividad del Senado ha aprobado por unanimidad el proyecto de ley que reforma el sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las víctimas de accidentes de tráfico, cuya compensación aumentará hasta en un 50% en el caso de fallecimiento.

La norma pasó este lunes el trámite parlamentario y entrará en vigor el 1 de enero de 2016,
Según el Ministerio de Justicia, permitirá incrementar la protección a las víctimas de accidentes de circulación mediante la rápida resolución de los conflictos y la garantía de una indemnización suficiente, lo que sitúa a España a la altura de las reformas que en el ámbito comunitario se han emprendido.
Respecto a la media del periodo 2005 a 2011, las indemnizaciones por fallecimiento se incrementan un 50 % de media, las compensaciones por secuela suben un 35 % de media y las indemnizaciones por lesiones lo hacen un 12,8 %.
Con el nuevo modelo, las indemnizaciones se revalorizarán en el mismo porcentaje que lo hagan las pensiones y quede determinado en los presupuestos generales del Estado. Asimismo, para garantizar la rápida resolución de los conflictos y la suficiencia de las indemnizaciones ofrecidas por el asegurador, se le impone a éste la obligación de observar una conducta diligente en la cuantificación del daño en la oferta motivada que debe presentar a los perjudicados y en la liquidación de la indemnización.

Mediación para desacuerdos
En caso de disconformidad con la oferta motivada, las partes podrán intentar resolver de común acuerdo la controversia mediante el procedimiento de mediación. Asimismo, se facilita el intercambio transfronterizo de información sobre infracciones de tráfico en materia de seguridad vial.
Por último, la ley establece la creación de una Comisión de Seguimiento del Sistema de Valoración, de la que formarán parte también las asociaciones de víctimas y las entidades aseguradoras, con el objeto de analizar su puesta en marcha, sus repercusiones jurídicas y económicas y el sistema de actualización.

El sistema también afecta a la sanidad pública, porque las aseguradoras indemnizarán a los servicios públicos de salud de las diferentes comunidades autónomas los gastos derivados de nuevos perjuicios cubiertos, como los importes médicos futuros, ciertos gastos de rehabilitación o necesidades de recambio de prótesis de lesionados graves.

El domingo 16 de noviembre se celebró el Día Mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico

Día Víctimas Accidente de Tráfico
El pasado domingo 16 de noviembre se celebró el Día Mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico, jefaturas  provinciales de Tráfico como la de Castilla-La Mancha han guardado este lunes un minuto de silencio por las víctimas de accidentes de tráfico.
La Dirección General de Tráfico celebra cada tercer domingo de noviembre el Día Mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico. El subdelegado del Gobierno ha manifestado que “esta es una manera de homenajear a las víctimas en accidentes de tráfico, y concienciar a todos sobre las trágicas consecuencias de los mismos para las personas afectadas y sus familias, porque todos estamos implicados en el tráfico, ya sea como conductores o como peatones”.
También es conveniente destacar el trabajo que realizan las Jefaturas de Tráfico atendiendo a las víctimas en las Unidades de Atención a Víctimas de Accidentes de Tráfico (UVAT) y las numerosas campañas que promueve la DGT para prevenir los accidentes.

Mínimo histórico en el número de muertos por accidente de tráfico en 2013

2013 ha resultado ser un año significativamente mejor que los anteriores, remontándonos a 1960, en lo que a muertes por accidentes de tráfico se refiere.

En este sentido, este pasado 3 de enero ha saltado la noticia en todos los medios de comunicación de que la cifra de mortalidad en las carreteras españolas no ha superado los mil y ha registrado un descenso del 13,3%.

Cabe destacar que esta cifra ha sido incluso más baja que en 1960 con 30 millones más de coches en el parque automovilístico. Además, entre 2005 y 2013 se ha reducido en un 65% el número de víctimas mortales.

Aunque estas cifras son aún provisionales y se refieren a accidentes mortales ocurridos en vías interurbanas, han arrojado síntomas favorables para la reducción de la mortalidad en nuestras carreteras.

En este sentido, a la vista de los datos, la accidentalidad en carretera ha descendido por décimo año consecutivo.

Otro dato reseñable lo encontramos en que se han contabilizado 29 días en los que no se ha producido ningún siniestro mortal como consecuencia de un accidente en vías interurbanas.

Características de la siniestralidad

  • El 77% de los accidentes han recaído en el sexo masculino
  • Ha descendido el número de muertos en el grupo de entre 35 y 44 años
  • Las carreteras convencionales han seguido siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico
  • Los fallecidos en autovía se han reducido un 19%
  • La salida de la vía y los atropellos a peatón son las situaciones que más fallecidos acarrea
  • Los fallecidos en turismo han descendido un 18%

A la vista de los datos, se han producido diferencias significativas con respecto a muertes en las carreteras en la última década, no obstante, aún son muchas las personas que pierden la vida en nuestras carreteras.

Por ello, la Fundación sigue recomendando encarecidamente el uso del cinturón de seguridad así como el del casco, ya que son factores determinantes en un accidente de tráfico.

Desde la Fundación A de Ayuda a Tráfico queremos dar nuestro más sentido pésame a todas las personas que han perdido a un ser querido en las carreteras españolas. Además, manifestamos nuestro propósito de seguir ayudando, como lo hemos venido haciendo, a todas las personas que han sufrido accidentes graves de circulación para devolverles su proyecto de vida.

Enlaces relacionados: