DISCAPACIDAD TRAS ACCIDENTE: DERECHOS, GRADOS Y CERTIFICADO

Tener un accidente de tráfico grave es un hecho traumático inesperado que irrumpe en su vida y en la de sus familiares de manera definitiva, haciendo que su proyecto vital no vuelva a ser el de antes. Habitualmente, ayudamos a víctimas que sienten gran frustración ante unas lesiones graves que les van a limitar para el resto de su vida, y de las que no tienen ninguna culpa ya que se las ha provocado un tercero que en algunos casos incluso se encontraba bebido, bajo los efectos de las drogas o iba a una velocidad excesiva. El accidente y sus consecuencias se convierten siempre en un invitado inesperado y no deseado. Por eso, es importante recibir toda la ayuda y sobre todo conocer tus derechos.

No podemos hacer retroceder el tiempo para evitar el accidente de tráfico, pero sí que podemos ayudar al lesionado grave en su nueva vida que acaba de empezar desde que sufrió el accidente. Es importante que el lesionado se sienta comprendido y apoyado no sólo por sus familiares, sino también por la sociedad en la que tiene que vivir con las secuelas del accidente de tráfico.

Hay diferentes tipos de discapacidad como consecuencia de un accidente de tráfico:

Discapacidades físicas:

   . Motoras: afectación del movimiento de cualquier parte del cuerpo.

   . No motoras: no afectan al movimiento, pero son limitaciones orgánicas que impiden el desarrollo normal de la vida (limitación capacidad pulmonar,…)

Discapacidades sensoriales:

   . Visual: falta total o parcial de visión que impide llevar una vida plena.

   . Auditiva: falta total o parcial de audición que les impide disfrutar de una vida plena.

Discapacidades intelectuales:

   . Deficiencias mentales producidas por un TCE (traumatismo craneoencefálico) y que pueden tener como resultado un trastorno orgánico de la personalidad, deterioro de las funciones cerebrales superiores integradas, o cualquier otra secuela considerada como Daño Cerebral Adquirido.

Y dentro de la discapacidad hay diversos grados, los cuales se expresan en porcentajes, estableciéndose tres grupos diferentes:

. Entre el 33% y el 64%: incluye a los lesionados con un nivel de autonomía personal importante para su relativa inserción social y laboral (por debajo del 22% no se puede obtener el certificado de reconocimiento oficial de la situación de discapacitado).

. Entre el 65% y el 74%: Accidentados que en términos generales presentan más dificultades para conseguir una plena integración social y laboral.

. Superiores al 75%: Lesionados muy afectados que son susceptibles de requerir Certificado de reconocimiento de discapacidad.

El certificado de reconocimiento de discapacidad en cualquiera de sus grados es un requisito indispensable para acceder a las prestaciones económicas y a las acciones asistenciales que la Ley de Servicios Sociales reconoce para las personas con discapacidad.

Es un documento acreditativo de la condición de discapacitado, indicando el diagnóstico y el grado de discapacidad y lo expiden los equipos de valoración y orientación de los centros de atención a las personas con discapacidad.

Este Certificado nos sirve:

Acceder a los recursos que ofrece el Departamento de Bienestar Social y a todas las acciones asistenciales para personas discapacitadas:

. Exenciones o reducciones de diversos impuestos (sucesiones, matriculación, declaración de la renta, impuestos municipales,…)

. Solicitud de prestaciones económicas, como pensiones de diferentes clases.

. Solicitud de plaza en centros de día, centros residenciales, ocupacionales,…

. Beneficios en movilidad.

A la vista de todo lo anterior, tras un accidente de tráfico los lesionados graves disponen de unos derechos económicos y sociales que han de conocer.

Secuelas Psicológicas tras un accidente de tráfico

Sufrir un accidente de tráfico en primera persona o como familiar o verte involucrado de alguna forma, puede producir secuelas psicológicas.

Estas consecuencias psicológicas pueden ser “muy graves”, llegando a modificar la actitud de estas personas ante las cosas cotidianas.

En muchos casos, los pacientes se vuelven “más sensibles”, muestran inquietud, tienen pesadillas o miedo a que esta situación vuelva a repetirse, el sujeto revive con la misma intensidad emocional aquella situación como si fuera en el momento actual, llegando a sufrir una serie de síntomas que se  denomina síndrome de estrés postraumático.

El tratamiento que deben seguir estas personas pasa por “ser consciente de lo que le está ocurriendo” además de serle aplicadas “técnicas de desensibilización sistemática”, exponiéndoles gradualmente de manera real o imaginaria a los estímulos que producen una respuesta ansiógena.

Perder a un ser querido en un accidente de tráfico, es un gran shock, ya que se trata de una muerte “imprevista” y es muy difícil hacerle frente. “El accidente siempre es algo inesperado y no da tiempo a poder prever qué va a suceder.

En estos casos, las actitudes más frecuentes que muestran las personas son la negación de la pérdida, la no aceptación, y la tristeza, que en muchas ocasiones terminan derivándose en una depresión.

En algunos casos es importante recibir ayuda profesional, La FUNDACIÓN A VÍCTIMAS DE TRÁFICO pone a su disposición un equipo de especialistas en materia psicológica para hacerse cargo del sufrimiento que provoca un accidente de tráfico.

CELEBRACIÓN II JORNADA SOBRE ATENCIÓN PSICOLÓGICA A VÍCTIMAS DE ACCIDENTES DE TRÁFICO

El pasado jueves 25 de febrero se celebró en Valladolid, en el Hospital Clínico Universitario, la “II JORNADA SOBRE ATENCIÓN PSICOLÓGICA A VÍCTIMAS DE ACCIDENTES DE TRÁFICO”.

 Un evento organizado por La FUNDACION A Víctimas de Tráfico para concienciar sobre la importancia de la atención psicológica precoz a las víctimas de accidentes de tráfico y en el que consiguió reunir a representantes de todos los cuerpos de seguridad del Estado, organismos públicos y privados, así como a expertos de reconocido prestigio en el sector del automóvil, formación e investigación en Seguridad Vial, Asociaciones y otros invitados como el Concejal de Seguridad y Movilidad del ayuntamiento de Valladolid.

Presidio la Jornada D. Jesús Abia González (Gerente de Emergencias Sanitarias de Castilla León) que nos habló sobre la importancia del tratamiento psicológico en la fase aguda del accidente a víctimas y familiares.

También intervinieron nuestro presidente D. Luis Sainz, la subdirector General de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Dª Mercedes Jaraba Sánchez que nos habló sobre la discapacidad sobrevenida por accidentes de tráfico.

Y la embajadora de la Fundacion A Dª. Teresa Viejo que nos habló sobre su experiencia como víctima de un accidente de tráfico.

La jornada finalizó con unas ponencias para informarnos sobre como actuar psicológicamente cuando nos enfrentamos a este tipo de situaciones las cuales versaron sobre:

PRIMEROS AUXILIOS PSICOLÓGICOS.

Impartida por D. Vicente Martin Pérez. VICEDECANO del colegio oficial de Psicólogos de Castilla y León, Coordinador del GRIPDE -112 de Castilla y León.

 Y COMUNICACIÓN DE MALAS NOTICIAS EN EMERGENCIAS.

Impartida por Dª Gloria García y Gª-Ramírez. Psicóloga Clínica interviniente en Emergencias, grupo GRIPDE en Castilla y León, y Experta docente en cuerpos de Seguridad del Estado.

Ponencias que resultaron muy interesantes para todos los allí presentes y que generaron debates y comentarios posteriores.

¿Sufres estrés postraumatico?

Cada día, se producen cientos de accidentes de tráfico en las calles y carreteras de España.

Si usted ha sufrido uno de ellos, puede haber experimentado muchas sensaciones distintas en el momento del accidente y en los días posteriores, como:

Estado de shock, incredibilidad, ira, nerviosismo, miedo, sentimiento de culpa, ideas recurrentes sobre el accidente.

La mayoría de las personas que han estado en un accidente tienen algunas (o todas) de estas sensaciones. A veces, estas sensaciones pueden ser tan fuertes que le impiden tener una vida normal después del accidente.

Normalmente, esas sensaciones desaparecen con el tiempo. Pero, en ocasiones, no remiten o se vuelven más fuertes, lo que hace que cambie su manera de pensar y actuar. Las sensaciones intensas que acompañan a una persona durante mucho tiempo y que empiezan a interferir en la vida cotidiana son síntomas del llamado Trastorno de Estrés Postraumático. Algunas de sus manifestaciones son:

  • Una sensación constante y general de intranquilidad.
  • Comportamiento irritable y arrebatos de ira.
  • Alteración del sueño (dificultad para conciliar o continuar el sueño, o sueño inquieto)
  • Recuerdos angustiosos constantes del accidente que no puede controlar.
  • Una sensación de no estar conectado con otros eventos u otras personas.

¿Cómo puedo sobrellevar las sensaciones que tengo después de mi accidente?

Hable con amigos, familia o con un psicólogo sobre los detalles del accidente: qué pensó, cómo se sintió y actuó en el momento del accidente y en los días posteriores.

Permanezca activo, intente retomar sus actividades y rutinas cotidianas, incluso si está incómodo o asustado al principio. Los accidentes de tráfico hacen que algunas personas limiten sus actividades.

En la Fundación A Víctimas de Tráfico, podemos asesorarte y ayudarte a superarlo.

¿Miedo a conducir?

Una fobia es el miedo en exceso a una actividad, objeto o situación y al peligro inherente de la cosa temida.

Si tu ansiedad detrás del volante te está controlando y evitando que conduzcas cómodamente, o que conduzcas en general, se llama amaxofobia, y es importante enfrentar la fobia para que seas capaz de volver a conducir con confianza. Aquí hay algunas sugerencias para ayudarte a superar tu fobia a conducir.

Una de las causas más frecuentes que puede crear una fobia a conducir es presenciar un accidente o sufrirlo. Esta podría desarrollarse de forma  gradual o rápidamente.

Puedes sentir una serie de emociones y reacciones físicas como sudar, dolores de cabeza, labios que hormiguean, dolor en el pecho, palpitaciones del corazón, náuseas, vómito, garganta seca, mareo, piernas “de gelatina”, etc.

Sentirse irreal o fuera de lugar, como si no fueras tú quien está realizando la actividad, o tal vez sientas como si hicieras todo en automático.

Busca consejo y ayuda. Puede ser muy difícil superar una fobia por ti mismo, especialmente si la has dejado crecer durante un período de tiempo, pero las fobias puedes ser tratadas y no buscar ayuda te hará sufrir interminablemente.

Es importante aprender a reducir tu tensión cuando estés al volante, mediante técnicas de relajación.

Vuelve a conducir de manera gradual. Sólo haz esto si has confrontado las reacciones físicas y emocionales a tu fobia con tu terapeuta.

Usa afirmaciones positivas mientras conduces.

 

Advertencia:

Evita evitar lo inevitable; una fobia te tendrá en sus garras hasta que elijas lidiar con ella. Cuanto más pronto busques ayuda, más pronto podrás regresar a disfrutar una vida normal.

No te des por vencido; las fobias son tratables.

Acuerdo de colaboración entre Grupo FAMILIA FÁCIL y FUNDACIÓN A Víctimas de Tráfico

Familia Fácil y la Fundación A Víctimas de Tráfico contribuirán de forma activa a la búsqueda de cuidadores de personas con movilidad reducida, o profesionales del servicio doméstico, para ponerlas a disposición de víctimas de accidentes de tráfico.

CONVENIO FF.-FA 02

(De izquierda a derecha): Luis Sainz (Director de Fundación A 
Víctimas de Tráfico),Teresa Viejo(embajadora de Fundación A 
Víctimas de Tráfico), Lourdes Castro (Directora Comercial de 
FamiliaFacil) y Nieves Fernández (Directora de FamiliaFacil).

El acuerdo consiste en la apertura de la base de datos de Familia Fácil, al 50% de descuento del precio de mercado, para todos los que necesiten buscar una ayuda en las tareas domésticas.
A través del buscador de Familia Fácil, una persona podrá seleccionar el perfil más adecuado de empleado para cubrir sus necesidades: tareas del hogar, cuidadores de personas con movilidad reducida, cuidadores de niños, asistentes personales y más de 15 profesiones distintas, con el fin de encontrar el apoyo que necesita específicamente.
Actualmente se pueden encontrar más de 280.000 profesionales a nivel nacional, con referencias y experiencia previa en el cuidado de personas, y con disponibilidad para trabajar de forma inmediata. Familia Fácil se ocupa, mediante asistencia telefónica, a ayudar al empleador a encontrar el perfil profesional idóneo.

Para Luis Sainz y Nieves Fernández, Presidentes respectivamente de FUNDACIÓN A VÍCTIMAS DE TRÁFICO y FAMILIA FACIL “con esta colaboración queremos facilitar la vida diaria de las personas que necesitan una atención intensiva en momentos duros, la adaptación a una rutina nueva requiere de un trabajo emocional y físico de gran ayuda…”
Con este acuerdo, la Fundación A Víctimas de Tráfico continúa firme en su empeño de eliminar cualquier obstáculo en la correcta atención de las víctimas y familiares: prestar ayuda psicológica, material, legal, etc al lesionado, así como a su entorno, sensibilizar a la sociedad de la importancia de este acompañamiento y apoyo, y fomentar la integración en la sociedad tras el accidente.

 

La Amaxofobia

La amaxofobia es el miedo a conducir. Se trata de una patología que no es muy conocida pero afecta casi a un 33% de los conductores.

Clínicamente la amaxofobia ha sido catalogada como una fobia específica o trastorno de ansiedad causado por un miedo irracional a conducir.

¿Cuales son las principales causas?

Hay múltiples causas que provocan la amaxofobia: la inseguridad, la participación de seres queridos en accidentes o cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado.

Habitualmente, el trastorno suele comenzar con un desencadenante. Lo más normal es comenzar con un ataque de ansiedad al que después le puede suceder un ataque de pánico.

Síntomas

Normalmente los síntomas son ataques de pánico, ansiedad, agitación en los días u horas previas a la conducción del vehículo, miedo a tomar una curva, imposibilidad de adelantar un coche, etc.

Pero incluso, hay casos en los que se manifiesta en que la persona no puede ni subirse a un coche aunque no sea él el que conduzca.Existen diversos grados, que en los casos más graves pueden llegar a afectar a la vida social y profesional de la persona. Por ejemplo, haciendo que se recluya en casa porque no hay transporte alternativo para salir sino se tiene coche.

Aquellos que acaban de obtener el carnet de conducir. Suponen el 25% de los pacientes. Sus síntomas es que cuando vuelven a conducir solos se ponen nerviosos y terminan por dejarlo
Conductores que llevan unos cinco años conduciendo. Representan a un 60% de los afectados. Sus crisis de ansiedad suelen coincidir con algún suceso estresante en su vida. Sus principales formas de actuación son: evitar el lugar donde se sufrió la primera crisis y después se crea ansiedad anticipatoria al ir a conducir
Los que han sufrido una experiencia dramática en un coche, conduciendo ellos o no. En estas personas se instaura el estrés postraumático
Datos numéricos

Tipos de discapacidad por las secuelas del accidente

En la Fundación A de Ayuda Trafico ofrecemos a las victimas de accidentes de trafico asesoramiento en el reconocimiento del grado de discapacidad tras un accidente.

Es importante saber que existen diferentes tipos de discapacidad:

Discapacidad física:

  • Motora: Afecta a la movilidad de alguna parte del cuerpo.
  • No motora: No afectan a la movilidad, pero limitan en el desarrollo normal de la vida (por ejemplo: limitación capacidad pulmonar)

Discapacidad sensorial:

  • Visual: Perdida total o parcial de la visión.
  • Auditiva: Perdida total o parcial de audición.

Discapacidad intelectual o mental:

  • Deficiencias mentales producidas tras un traumatismo craneoencefálico en un accidente de tráfico y que pueden tener como consecuencia deterioro de las funciones cerebrales superiores integradas, un trastorno orgánico de la personalidad, o cualquier otra secuela considerada como Daño Cerebral Adquirido.

Tras un accidente de tráfico los lesionados graves disponen de unos derechos económicos y sociales que han de conocer y que les pueden ayudar para afrontar su nueva vida.

El certificado de reconocimiento de discapacidad en es un requisito indispensable para acceder a las prestaciones económicas (aparte de la indemnización que le corresponda) y a las acciones asistenciales que la Ley de Servicios Sociales reconoce para las personas con discapacidad.