I Jornada de “Ayuda a las victimas de tráfico”

El pasado martes 16 de septiembre, se celebró en el Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, la primera jornada de victimologia organizada por la Fundación “A de Ayuda Trafico” en colaboración con el Hospital Campo Grande de Valladolid.

La apertura de la jornada corrió a cargo de D. José Mª Pino, Director General de Asistencia Sanitaria de la Junta de Castilla y León, y del Ilmo. Sr. D. Jose A. Zarandona, Concejal  del Equipo de Gobierno Municipal.

D. Jose Ignacio Doval, Presidente de la Fundación hablo del acuerdo que ha suscrito la misma con la Junta de Sanidad de Castilla y León para dar soporte en los Hospitales Públicos a las victimas de accidentes de tráfico.

La ponencia del Dr. José Manuel Eiros, Director Gerente del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, versó sobre la importancia de acudir a urgencias en las horas posteriores al accidente, como medida de prevención a pesar de que en principio nos  parezca un accidente leve.

Dª. Mª Inmaculada Matías Fernández, Jefa Provincial de Trafico, nos hablo sobre la iniciativa de Las Unidades de Víctimas que ha puesto en marcha la DGT.

El Dr. Sergio García Quesada, Subdirector Médico del Hospital Campo Grande, nos presentó la Unidad de Tráficos que ha creado el hospital en 2014 con médicos y rehabilitadores especializados, para dar una atención integral, a los lesionados en este tipo de accidentes.

Por ultimo D. Francisco Marín, Abogado especializado en accidentes de tráfico, nos informo sobre los derechos de los accidentados tales como la información a la libre elección de centro sanitario donde recuperarse.

La jornada tuvo gran éxito de afluencia y contó con la presencia de todos los colectivos involucrados en la atención a los accidentados de trafico tales como Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, 112, médicos de urgencias y atención primaria de centros públicos y privados. Así como diferentes colectivos que pueden ayudar a la prevención y mejora de la atención a los lesionados en accidentes de tráfico como la asociación de autoescuelas de Valladolid.

Tipos de discapacidad por las secuelas del accidente

En la Fundación A de Ayuda Trafico ofrecemos a las victimas de accidentes de trafico asesoramiento en el reconocimiento del grado de discapacidad tras un accidente.

Es importante saber que existen diferentes tipos de discapacidad:

Discapacidad física:

  • Motora: Afecta a la movilidad de alguna parte del cuerpo.
  • No motora: No afectan a la movilidad, pero limitan en el desarrollo normal de la vida (por ejemplo: limitación capacidad pulmonar)

Discapacidad sensorial:

  • Visual: Perdida total o parcial de la visión.
  • Auditiva: Perdida total o parcial de audición.

Discapacidad intelectual o mental:

  • Deficiencias mentales producidas tras un traumatismo craneoencefálico en un accidente de tráfico y que pueden tener como consecuencia deterioro de las funciones cerebrales superiores integradas, un trastorno orgánico de la personalidad, o cualquier otra secuela considerada como Daño Cerebral Adquirido.

Tras un accidente de tráfico los lesionados graves disponen de unos derechos económicos y sociales que han de conocer y que les pueden ayudar para afrontar su nueva vida.

El certificado de reconocimiento de discapacidad en es un requisito indispensable para acceder a las prestaciones económicas (aparte de la indemnización que le corresponda) y a las acciones asistenciales que la Ley de Servicios Sociales reconoce para las personas con discapacidad.

Pasos a seguir tras sufrir un accidente de tráfico leve

Tras sufrir un accidente es fácil que nos asalten dudas de como actuar o cómo cumplimentar los partes de los seguros de coche. Son situaciones incómodas a las que nos tendremos que enfrentar. Sin embargo, existen una serie de pasos a seguir que facilitarán en gran medida las cosas.

  • Apartarse de la calzada, ponerse el chaleco reflectante que lleva en el coche y señalizarlo correctamente para no obstaculizar el paso de los otros vehículos.
  • Sea quien sea el culpable es mejor no discutir ya que son momentos de mucha tensión. Realice el parte amistoso con el contrario, y siempre que sea posible, es muy útil realizar una fotografía del lugar del siniestro. Si el contrario se da a la fuga o no quiere realizar el parte tomaremos los datos y llamaremos a la policía.
  • Si el accidente ha causado algún herido, por leve que parezca, hay que llamar a emergencias (112) y tomar nota de sus datos. Si tras el accidente no hay dolor es conveniente igualmente ir al médico para que realicen un chequeo y comprobar que todo está correcto. Hay patologías como el esguince cervical que pueden aparecer posteriormente.
  • Dispone de 72 horas desde el momento del accidente para acudir al médico, de lo contrario podría perderse la indemnización.
  • Contratar los servicios de un abogado independiente al seguro del automóvil porque este velará por los intereses del cliente y nunca por los de la compañía.
  • Guardar toda la información médica relevante del caso porque llegado el momento tanto el médico del seguro, como el médico forense pueden solicitarlo.
  • En caso de accidente de tráfico yendo o volviendo del trabajo es muy probable que lo consideren accidente “In itinere” y sea la mutua de su trabajo quien efectúe el posible tratamiento de lesiones tras el accidente.
  • Por ley usted puede elegir el centro al que acudir ya se a un centro público o privado con coste cero para el conductor no culpable, y para los pasajeros de los vehículos implicados.

Y como siempre para cualquier duda Fundación A de Ayuda Trafico esta a su disposición en el teléfono 900 374 009

Abordaje psicológico de la amaxofobia

La amaxofobia es la fobia a conducir. Clínicamente ha sido diagnosticada como una fobia específica o un trastorno de ansiedad causado por un miedo irracional a conducir.

Hay múltiples causas que la provocan aunque las principales son: la inseguridad, la participación de seres queridos en accidentes o cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado.

Normalmente los síntomas son ataques de pánico, ansiedad, agitación en los días u horas previas a la conducción del vehículo o miedo a realizar algunas acciones propias de la conducción como tomar una curva o adelantar.

¿Cuál es su tratamiento?

Al tratarse de una fobia, puede ser tratada psicológicamente como otras fobias y requiere tomarse el tiempo necesario para superarlas.

En este sentido, desde la perspectiva de la Psicología Cognitivo-Conductual, el tratamiento para superar la amaxofobia tendría cuatro fases:

    • Comprensión. La persona tiene que darse cuenta de que tiene fobia a conducir y querer solucionarlo. Para ello, tiene que recurrir a un especialista y describirle en qué consiste su fobia, cómo y por qué sucede, qué siente cuando ocurre. En esta fase se dan las claves para su superación

 

    • Volver a aprender las claves de una buena conducción. Lo importante es recuperar la confianza al conducir. Por ello, hay que reciclar los malos hábitos de conducción y tratar de recuperar la autoestima conduciendo haciéndole frente al miedo.

 

    • Manejo del miedo. Algunas de las principales estrategias utilizadas para superar la amaxofobia son:
      • Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)
      • Relajación progresiva y respiración diafragmática
      • Instrucciones positivas para aumentar la confianza
      • Bloquear los pensamientos negativos y catastrofistas
      • Trabajar con ideas irracionales y reestructuración cognitiva para conseguir una percepción adecuada del problema

 

  • Exposición a la fobia. Es la fase definitiva en la que se pondrá a prueba todo lo avanzado. Si el grado de fobia es demasiado elevado, el paciente tendrá que pasar por una exposición previa en imaginación, denominada “desensibilización sistemática”. Ésta consiste en la realización de ejercicios donde se expondrá a la persona a las sensaciones temidas.  Tras ella, estaría la exposición en vivo, es decir, la conducción. Esta se hará acompañada por un especialista (profesor de autoescuela, psicólogo o ambos) y de forma gradual hasta que el paciente pueda conducir solo y sin ser seguido por el especialista.

 

Fuentes: ABC.es; Tengomiedoaconducir.es; Conducesinmiedo.com; Circulaseguro.com

Fuente de la imagen: http://www.motorafondo.net/wp-content/2013/03/amaxofobia2.jpg

¿Qué es la amaxofobia?

La amaxofobia es el miedo o la fobia a conducir. Etimológicamente, la palabra proviene del griego ‘amaxos’ que significa “carro” y ‘fobia’ que significa “temor”. Se trata de una patología que no es muy conocida pero afecta casi a un 33% de los conductores.

Clínicamente la amaxofobia ha sido catalogada como una fobia específica o trastorno de ansiedad causado por un miedo irracional a conducir.

Principales causas

Hay múltiples causas que provocan la amaxofobia. Las principales son: la inseguridad, la participación de seres queridos en accidentes o cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado.

Habitualmente, el trastorno suele comenzar con un desencadenante. Lo más normal es comenzar con un ataque de ansiedad al que después le puede suceder un ataque de pánico.

Síntomas

Normalmente los síntomas son ataques de pánico, ansiedad, agitación en los días u horas previas a la conducción del vehículo, miedo a tomar una curva, imposibilidad de adelantar un coche, etc.

Pero incluso, hay casos en los que se manifiesta en que la persona no puede ni subirse a un coche aunque no sea él el que conduzca.

No obstante, existen diversos grados, que en los casos más graves pueden llegar a afectar a la vida social y profesional de la persona. Por ejemplo, haciendo que se recluya en casa porque no hay transporte alternativo para salir sino se tiene coche.

Las dos principales conductas de las personas que padecen amaxofobia son dos:

  • Restringir las vías por las que circula
  • Abandonar la conducción. Puede ser de modo paulatino o radical

Tipos de pacientes con amaxofobia

  • Aquellos que acaban de obtener el carnet de conducir. Suponen el 25% de los pacientes. Sus síntomas es que cuando vuelven a conducir solos se ponen nerviosos y terminan por dejarlo
  • Conductores que llevan unos cinco años conduciendo. Representan a un 60% de los afectados. Sus crisis de ansiedad suelen coincidir con algún suceso estresante en su vida. Sus principales formas de actuación son: evitar el lugar donde se sufrió la primera crisis y después se crea ansiedad anticipatoria al ir a conducir
  • Los que han sufrido una experiencia dramática en un coche, conduciendo ellos o no. En estas personas se instaura el estrés postraumático

Datos numéricos

Se trata de una patología que no es muy conocida pero afecta casi a un 33% de los conductores, según algunos expertos.

Por otro lado, según los datos derivados de la encuesta realizada por el Instituto Mapfre de Seguridad Vial (2005), unas 15.000 personas pueden estar severamente afectadas por la amaxofobia.

De ellas, la mayoría son mujeres (sobre un 87,50%) aunque también está presente en los hombres, eso sí en mucha menor cantidad (12,50%).

Fuentes: Wikipedia; ABC.es; Conducesinmiedo.com; Tengomiedoaconducir.es

Fuente de la imagen: http://fobiafilia.files.wordpress.com/2012/05/amaxofobia_pc3a1nico_conducir.jpg